* Camelias en Galicia *

Las camelias son nativas de China, Japón, Indo-China y de varias islas en los alrededores de esos países.

Durante la Dinastía Ming las camelias fueron consideradas como “ la flor más hermosa que hay bajo los cielos” . En Japón, durante siglos, fueron una parte más de su cultura diaria. Tsu-ba-ki es el nombre japonés de la camellia japonica, y, sa-za-n-ka´s de la camellia sasanqua. Estas dos especies son el origen de muchas de las variedades hoy en día conocidas en Europa.

El nombre de camellia fue establecido por el botánico sueco Carlos Linneo en reconocimiento por el trabajo realizado por el jesuita Jorge José Kamel que trabajó durante muchos años en las Islas Filipinas, donde murió en Manila el año anterior al nacimiento de Linneo. Sus trabajos fueron publicados por los ingleses Roy y Petiner utilizando su apellido latinizado "Camellus".


Aunque, al parecer, las camelias fueron traídas a Europa desde Oriente por los misioneros jesuitas, y por comerciantes portugueses, ingleses y holandeses, en la Península Ibérica se conocen a partir del siglo XVIII, probablemente en Portugal se conocían desde el siglo XVII ya que hay algunas ancianas camelias que allí aún viven, es a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando comienza a mencionarse en escritos su difusión por tierras gallegas, y a conocerse y divulgarse debido a las diferentes Exposiciones de Plantas que se efectúan.

Es difícil averiguar de donde procedían las primeras camelias que fueron llegando a Galicia, sobre todo los viejos ejemplares qué, aún hoy, adornan los jardines de algunos Pazos, como los de Figueroa, Torre da Lama, Sta. Cruz de Rivadulla o de Oca, donde en éste último hay un espléndido ejemplar de " camellia reticulata " que alcanza unos 15 metros, y es considerado uno de los más antiguos de Europa. Posiblemente fueron traídas de otros países europeos, e incluso de otras zonas de España, ya que hay constancia escrita de que en algún catálogo de un establecimiento de Valencia a mediados del siglo XIX ya ofrecían esta especie de planta.

En las Rías Bajas, lo más probable es que su introducción viniese a través del vecino Portugal, especialmente del establecimiento hortícola fundado por José Marqués Loureiro en Oporto en 1849.

No hay muchas citas sobre la camelia en escritores gallegos como Rosalía, Pondal ó Curros, la menciona Pardo Bazán, Wenceslao Fernández Flórez y, más recientemente Lorca (Madrigal a Cibdá de Santiago), Cunqueiro y Ruibal. 

El género está formado por más de doscientas especies, de las que destacan dos: la " camellia sinensis ", antiguamente " thea sinensis ", y la " camellia japónica " que es la que ha dado lugar a la mayoría de las variedades de jardín que existen actualmente. En Galicia abundan los ejemplares de " camellia japonica " y, en menor número, los de " camellia sasanqua " y "camellia reticulata ". Todas estas especies son arbolillos o arbustos de hoja perennne, opuestas, coriáceas y lustrosas. La " camellia saluenensis " y la " camellia oleifera ", y otras especies que tienen importancia para la formación de híbridos, no son muy conocidas en Galicia.

De las múltiples variedades de camelias, sólo cerca de cincuenta desprenden algún tipo de fragancia, que en algunas es tan sutil y delicado que hay que olerlas con suma atención.


La "camellia sinensis" tiene flores pequeñas y hojas suaves, se cultiva en muchas países para aprovechar sus hojas que se usan para la preparación del té. Un antiguo escrito chino menciona que se usaba el kutu (té) como medicina desde los tiempos de la Dinastía Shang (2700 a.c.)

La "camellia japonica" es una arbolillo que llega alcanzar los ocho metros de altura y las flores son inodoras. Algunos jardineros y genetistas han logrado transformar los estambres en pétalos creando hermosas flores. Estas variedades al no tener estambres no forman fruto, mientras en la "sencilla" comúnmente conocida en Galicia como "brava", producen unas cápsulas que al madurar y abrirse sueltan las semillas.

Según el número y la disposición de los pétalos, las flores se clasifican en sencillas, semidobles, anémona, peonía, forma de rosa (doble incompleta) y doble, siendo esta última la que tiene las variedades más apreciadas, aunque cualquiera de los tipos nombrados tienen flores muy hermosas.

De acuerdo al tamaño de la flor se clasifican de la siguiente forma:

Miniatura: flor de menos de 5 cm.

Pequeña: entre 5 y 8 cm.

Medio: entre 8 y 10 cm.

Grande: entre 10 y 12,5 cm.

Muy grande: más de 12,5 cm.

La "camellia sasanqua" es más pequeña que la anterior, con hojas menudas, flores sencillas y olorosas, suele florecer antes que la " c. japonica" ya que lo hace en Otoño. La etimología de la palabra "sasanqua" es considerada una variación fonética de las palabras chinas que significan "Mantan Tea Flower", así llamada por usarse para aromatizar el té, demostrando que es apreciada desde tiempos muy antiguos.

La "camellia reticulata" aunque en su juventud es más pequeña que la "japonica", con los años alcanza una mayor altura. Sus hojas son más puntiagudas, aserradas y de un verde más claro que en la "japonica"; tiene grandes y hermosas flores de pétalos ondulados. 


Todas las camelias necesitan para vivir un suelo rico en humus, ácido, suelto y que filtre bien el agua, además no soporta bien la luz solar directa todo el día, por lo que estas condiciones se cumplen en Galicia, sobre todo en las Rías Bajas, y aunque en la provincia de Pontevedra encontramos gran profusión de ellas, podemos decir que en todo el litoral gallego las podemos ver, ya sea adornando pazos, fincas, jardines o huertos.

Actualmente la camelia es una planta muy popular, contribuyendo a su expansión el Concurso-Exposición Internacional de la Camelia que cada año, alternativamente, viene celebrándose en Vigo, Vilagarcía de Arousa o Pontevedra, donde se exponen las diferentes variedades y las novedades que se van creando.


 Intento mostrar en estas fotografías las flores de las camelias “como yo las he visto”, pero el color de la flor es cambiante dependiendo de la composición del suelo, de la colocación de la planta al sol o a la sombra, del equipo fotográfico usado, etc...
Espero haber podido reflejar en estas imágenes, una pequeña parte de la hermosura de esta flor.

“Camelias en Galicia” muestra las fotos de flores tomadas en diferentes lugares de Galicia.

 

 

 NOTA: No se permite el uso de la imágenes sin el permiso del propietario de las mismas.

© José C. García, 1999-2008